martes, 21 de agosto de 2007

Diosas del cine IV/ Emmanuelle Béart



La primera vez que la vi fue allá por mediados de los 80 en "Manon del manantial", también conocida como "La venganza de Manon". Recuerdo que era espiada desnuda cuando (si no me falla la memoria) se bañaba en un arroyo o bailaba, algo así. La imagen que sí conservo claramente es la de la última vez que la vi. Fue en "Nathalie X", hace apenas 4 años atrás, cuando se movía sensualmente aferrada a un caño ante los ojos azorados de un afortunado señor. Mortal... una gata... Como si el tiempo no hubiera pasado. Mejor aún... como si se tratara de un buen vino, Emmanuelle Béart se va poniendo cada vez más sabrosa. Por esta y varias razones más, es nuestra "Diosa" de hoy, título que se tiene más que merecido.


Pero antes de dejarlos con una galería de fotos, la escena del baile en "Nathalie..." (a la derecha) y la publicidad de una marca de lencería (no importa que no sea cine), los invito a que en algún momento de sus vidas cinéfilas vean (o revean) esa joyita que fue el binomio "Jean de Florette" y "Manon del manantial". Eso sí... es imprescindible verla en ese orden. No se arrepentirán, ni por la historia, ni por las actuaciones ni por Emmanuelle, obvio... Aunque cuando hablamos de estas películas, su sensualidad no es lo central ya que realiza un gran trabajo artístico.

Para disfrutarla desde la belleza la tenemos aquí, en nuestra sección de "Diosas..."







4 comentarios:

Mabel dijo...

¿Así que vos sos el de la fotito? Lástima que aparece un pelado detrás.

Héctor Gavira dijo...

El pelado que aparece atrás, como ya él mismo lo dijo en un comentario anterior es Conver... gran amigo.

Conver dijo...

Perdón que me entrometa en esta charla que ya parece personal, pero teniendo en cuenta que Mabel hizo alusión a mi calvicie,temgo algún derecho. Estimada Mabel: soy el orgulloso portador de esa nuca despoblada, sin lástima alguna, porque hago honor al mito de la virilidad. Mi amigo Héctor puede dar fe.
Ahora sí, los dejo.

Héctor Gavira dijo...

Tras casi 25 años de amistad, doy fe de que Conver nunca miente. A modo de reflexión, su calva generó en este blog más atención que las cualidades artísticas de Bergman, Antonioni y De Palma. ¿Eso estará bien..?