martes, 14 de agosto de 2007

Antonioni por Scorsese

El 30 de julio último murió Michelangelo Antonioni (foto), uno de los monstruos sagrados del cine. En esa ocasión, veníamos de las muertes de Fontanarrosa, Bergman y Serrault y preferí no cargar el blog con tanto velorio. Hoy, se abre una buena posibilidad para referir a Antonioni, a través de una nota escrita por Martin Scorsese para el New York Times y publicada por el diario Clarín. En ella, Scorsese centra su óptica en una de las películas más emblemáticas del director italiano: "La aventura" (1960).

No voy a ponerme yo a analizar ese filme (¿para qué si lo hace Scorsese?), pero sí brevemente voy a comentar que cuando la vi me impactaron muchas cosas. A saber:

1) El tratamiento de cámara, exquisito.

2) Por la extensión de la película (145 minutos), el guión exigió un desarrollo en cinco actos en lugar de los tres habituales, con el que se trabaja -me animo a decir- el 90 ó 95 por ciento de las obras del cine clásico. Es cierto que La aventura pertenece al cine moderno, pero eso es harina de otro costal.

3) El comportamiento de los personajes, cuyas acciones no responden a ningún criterio lógico. Al menos, a ningún criterio lógico obvio. A este tipo de personajes se los conoce como opacos.

4) La sorpresa y el misterio, instalados desde los primeros minutos de la película hasta el último. Sí, el último.

Basta para mí. Ahora, que hable Scorsese, aquí.

Yo, apenas adjunto el trailer y uno de los afiches promocionales de la obra.



2 comentarios:

Don Nobody dijo...

Me preguntaba por qué hay oleadas de muertes famosas, como la de Fontanarrosa, Bergman y Antonioni --salvando las diferencias que hay entre cada uno de ellos--. Es como cuando se cae un avión. Escuché a un piloto decir que cuando cae uno, caen varios en racha. ¿Por qué? Nadie lo sabe.
No voy a cometer la argentinada de decir: "Antonioni es un genio", sin haber visto ninguna de sus películas. Todavía.
Saludo los buenos post de este blog que, poco a poco, me está ayudando a cultivarme.

Héctor Gavira dijo...

Don Nobody:
No me animo a certificar el por qué de las rachas, pero que existen... existen.
En cuanto a Antonioni, aportó mucho al cine, pero sí hay que decir que no es un cine fácil. "El desierto rojo", por ejemplo, por momentos se hace cuesta arriba. Pero fue un grande, a no dudarlo.
Qué bueno que el blog te cultive...