viernes, 20 de julio de 2007

El Martín Fierro de Fontanarrosa


La muerte del Negro Fontanarrosa me golpeó fuerte, me cerró la garganta y me hizo escapar un lagrimón. No tengo ganas de ponerme a escribir sobre lo grande que fue (y es, a través de la obra que dejó) ni utilizar decenas de adjetivos que por estas horas todos están, justificadamente, utilizando. Sencillamente, desde aquí va mi homenaje y mi mención al Martín Fierro animado que se viene en las pantallas de cine y que él dibujó, además de haber aportado su talento en el guión. En el vínculo, una entrevista que dio sobre esta aproximación suya al celuloide.
Por último, mi agradecimiento a tanta genialidad que compartió con todos nosotros. Tipos como Fontanarrosa redimen a la especie humana.

Se nos fue el "Negro"... ¡La puta que lo parió!

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Dos cosas me jodieron de la muerte de Fontanarrosa. O mejor dicho, tres:
1) Que se muriera.
2) Que todos lo llamaran Negro, como si lo conocieran.
3) Que todos hayan titulado Qué lo parió.
Qué lo parió.

Conver dijo...

El anónimo de arriba soy yo. Minga de anónimo. Lo que pasa es que no sé cómo se usa esta mierda.

Héctor Gavira dijo...

Mi querido Conver...

Punto 1) Coincidimos
Punto 2) Yo lo llamé Negro y no lo conocí, pero era su apodo. Como el "Gringo" Scotta, el "Bambino" Veira o el "Nene" Sanfilippo.
Punto 3) Ahí tenés razón. Yo no titulé pero usé el "Que lo parió" para cerrar y después lo vi por todos lados. Entonces, corrijo: Se nos fue el "Negro" Fontanarrosa... ¡La puta que lo parió!